miércoles, 26 de abril de 2017

VERSOS TONTOS



















Hoy me invaden las canciones tristes
y los versos tontos.

Como perder 
el equilibrio en las escaleras,
caer con besos de fiebre,
pronunciarte.
Abril despliega sus noches.
El tráfico me conduce a tus gestos.
Todos los bares me llevan a ti.

Esto no es una cita.
Quédate un poco más.
Ocúpame lento.










Imagen: Tina Celis


viernes, 31 de marzo de 2017

EN MIS CURVAS



























En mis curvas
se mide la distancia
más corta
a los fonemas que me agitan.
Esos nombres 
que no existen
mas que en sombras,
desgajados
por mis manos
en caricias inventadas
a la lumbre de sus ojos
en trayectoria recta
a la escarcha de la nada.






Imagen: Erika Kuhn

lunes, 27 de marzo de 2017

A DURAS PENAS






















A duras penas se sostiene
esta cadencia.
Sigo aquí
después de los incendios.
En calma tierra
respirando viento urgente,
hecha escamas de sal.
Desasida de todos los ecos.
A penas duras
arder en hielo.
¿Y qué más?



Imagen: Caro Pinto. Ice frames. China,2011.

viernes, 17 de marzo de 2017

MUJER COSTILLA






















Jugué a ser mujer costilla
al son de una almohada. 
Puntual en la resaca de tu mar,
mujer boca y sed,
mujer agua.
Barca de papel
en la cuchilla de tus labios
mordiente oscuro.
Descarnada.





Imagen: Marsha Blaker y Paul Desomma








lunes, 20 de febrero de 2017

CUERPO

















Suelo andar descalza
para sentir el invierno.
Mis tobillos,
rotos de espuma,
distraen la arena
de los relojes.
¿Y quién no espera aún
el calor de unas manos
de arcilla?
Se me llena la boca
de corriente estática.
Me alimento de nubes.
Desnuda, vaciándome
del hambre,
cierro los ojos
muy despierta.
Hasta desaparecer
en una canción antigua.
Y brotar.
Amanezco.


Imagen: Rafael Navarro. El despertar. 1989.


lunes, 9 de enero de 2017

ATRAPADA EN PALABRAS


























"Vivimos atrapados 
en palabras",
-me dijeron ayer.
Y así me encuentro.
Bullendo en una catarsis,
mis dedos tiemblan
entre silencios y palabras.
Desmadejada,
anudo letras al brazo del sillón.
No sirve.
Languidecen, derramándose 
sin sentido.
Mi cabeza es una leonera.
El corazón es solo una metáfora.
Quiero exorcizar todos los designios.
Desbaratar el maleficio,
sofocar las frases encenagadas.
Frenética, rendida 
a la ocasión propicia,
me muerdo las uñas
por no inmolarme 
en un grito sordo
de duelo.
Atrapada en un manojo 
de palabras.


Imagen: Elisa Arguilé.